¿Cómo sabemos si un caballo padece una alteración hepática?

Las alteraciones hepáticas en el caballo pueden llegar a ser frecuentes, pero el problema es que muchas de éstas son subclínicas y pueden pasar desapercibidas inicialmente. La enfermedad hepática leve o moderada puede no presentar signos clínicos evidentes hasta que la enfermedad está muy avanzada. La insufiencia hepática se produce cuando hay una pérdida de al menos 60-80 % del parénquima hepático. Para comprender los problemas y signos clínicos que se producen en los caballos con alteraciones hepáticas se requiere un conocimiento mínimo de las funciones y el metabolismo hepático:

- El hígado sintetiza diversas proteínas, incluyendo factores de coagulación y fibrinólisis, albúmina, proteínas de transporte (haptoglobina, transferrina, etc) y proteínas de fase aguda.
- El principal subproducto tóxico del catabolismo de los aminoácidos es el amoníaco, que se elimina mediante la formación de ácidos o conversión en urea.
- El hígado interviene en la regulación de la síntesis, el almacenamiento y la liberación de glucosa, ácidos grasos y triglicéridos.
- Respecto a la bilis: es producida por los hepatocitos y se excreta a través de los conductos biliares que convergen para formar el conducto hepático. Este conducto va a desembocar en la zona proximal del duodeno. El hecho de no existir vesícula biliar en el caballo hace que el flujo de bilis sea continuo.
- La bilirrubina es un producto de degradación de la hemoglobina, la mioglobina y otros pigmentos. Esta bilirrubina no conjugada (también conocida como indirecta) se une la albúmina para ser transportada al hígado. Una vez en el hígado la bilirrubina se une a otro transportador, la ligandina, y posteriormente se conjuga con glucurónido para crear la bilirrubina conjugada (o directa). Esta bilirrubina conjugada se excreta a través de la bilis en el tracto intestinal, donde se reduce por la microflora a urobilinógeno y estercobilina. (Dando el color amarillo-marrón característico a las heces).

Continue Reading

Vicios de Cuadra

En cualquier centro hípico podemos encontrar algún caballo con un vicio de cuadra más o menos grave. Uno de los más temidos es el de tragar aire. Pero hay otros muchos que van desde balancear la cabeza por encima de la puerta del box hasta extremos tan graves como la automutilación en algunos sementales.


Pueden llegar a ser peligrosos si no se corrigen pero ¿sabemos realmente cómo corregirlos? En este artículo veremos las principales causas de estos trastornos para comprender por qué se producen, por qué los tratamientos habituales suelen fracasar y qué se puede hacer en caso de que esto ocurra.
Comportamiento normal del caballo
Antes de determinar que un caballo está desarrollando un comportamiento inadecuado debemos conocer cuál es el comportamiento normal. Por lo que daremos primero un breve repaso por las necesidades básicas de los caballos y su comportamiento normal como especie.
En primer lugar cabe destacar el carácter social del caballo como el aspecto más importante de su comportamiento. Los caballos son animales sociales que viven en grupos de tamaño variable cuya cohesión depende de las buenas relaciones sociales entre ellos. Tradicionalmente se ha atribuido la cohesión del grupo a un orden jerárquico estricto y estable mantenido mediante disputas rituales con las que cada animal establecía su lugar en la manada.

Continue Reading