Quiropráctica Equina

Como veterinarios especialistas en équidos y como propietarios, jinetes y cuidadores de caballos nos encontramos diariamente con los siguientes casos: el caballo muestra claudicación sin diagnóstico específico, muestra dolor de dorso sin ninguna patología que acompaña este dolor o tiene el dorso y el cuello muy rígido. También puede ser que el caballo está disconforme con la montura o montado y no puede relajar el dorso.

El caballo mueve exageradamente la cola, se rehúsa a saltar, da resistencia a movimientos laterales, tiene dificultad de flexionar la nuca, tiene problemas usando los miembros traseros, y la lista sigue.

Con la medicina convencional, nos resulta complicado poder tratar estos problemas. Pero con la quiropráctica podemos solucionar estos casos.