Dimetilsulfóxido (DMSO)

El dimetil sulfóxido, o por sus siglas en inglés DMSO, es una sustancia muy conocida en el medio veterinario. Es considerado como un linimento (embrocación, del latin "liniré, ungir" es una preparación tópica similar a las lociones, aplicada a fricción), muy utilizado para calmar el dolor, reducir la inflamación y hasta promover la recuperación en lesiones craneoencefálicas y de la médula espinal, sencillamente porque el DMSO penetra rápidamente en la piel del caballo. Los propietarios de caballos llegan a emplearlo para reducir el dolor artrítico de sus animales.El DMSO está aprobado por la FDA para su uso en animales, en su apartado CPG Sec. 654.100.
La molécula fue primeramente sintetizada en 1866 por el científico ruso Alexander Zaytsev. El DMSO es un solvente aprótico (no puede donar el átomo de hidrógeno) y es de la misma familia que la acetona, el ácido acético, y el ácido fórmico (constituyente del veneno de las hormigas).
El DMSO se evapora lentamente a la presión atmosférica normal. El punto de congelación alto del DMSO puede limitar su utilidad, puesto que tiende a cristalizarse. El DMSO se utiliza en pruebas diagnósticas como el PCR y como crioprotector durante los procesos de congelación de células.

En el área médica, desde 1963 en la Universidad de Oregón, Stanley Jacob descubrió la penetración en la piel y otras membranas sin dañarlas y su capacidad de transportar otros componentes dentro de un sistema biológico. El DMSO actúa como analgésico tópico y como vehículo de antiinflamatorios, antibióticos y antioxidantes. También llega a ser componente esencial de antimicóticos. Lo que hace de ésta droga muy efectiva en eliminar los radicales libres del organismo del caballo. Estos radicales libres dañan los tejidos y los deterioran y significativamente retardan la curación en los procesos inflamatorios.