Toracocentesis

Susana Toral Gómez
EQUISAN Veterinaria Equina Integral

Introducción

Los caballos con signos clínicos de enfermedad pleural deberían ser sometidos a una toracocentesis para obtener líquido pleural para el análisis citológico y bacteriológico. Los signos clínicos de enfermedad pleural incluyen signos de dolor como manoteo, rigidez al caminar, abducción de los codos y rara vez edema subcutáneo de las regiones pectoral y esternal. Los caballos afectados pueden tener evidencia de efusión pleural, tal como ausencia de sonidos pulmonares en la parte ventral del tórax, taquipnea, disnea y un cambio en la resonancia durante la percusión torácica. El uso de ultrasonografía torácica o toracocentesis verifica la presencia de efusión torácica. El examen radiográfico no es por lo general necesario para el diagnóstico de efusión pleural pero más bien debería ser utilizado para determinar la causa de enfermedad torácica una vez que el tórax haya sido drenado.

Indicaciones

Está indicado realizar la toracocentesis en el caso de querer verificar presencia de efusión pleural si se sospecha durante el examen clínico, además para la recolección de líquido para la evaluación citológica y así determinar si el líquido se ha acumulado como resultado de una infección, inflamación, trauma o neoplasia. También está indicada para remover la efusión pleural, sangre o aire responsables de la dificultad respiratoria y para poder realizar una terapia local

Contraindicaciones

No está indicada en presencia de laceraciones externas en el mismo sitio de la toracocentesis.

Materiales

- Una hoja de bisturí número 15 y guantes quirúrgicos estériles.
- 5 a 10 ml de hidroclorato de mepivacaína.
- Un catéter intravenoso de diámetro 14G o una cánula mamaria, catéter urinario de perra o un tubo de drenaje torácico permanente, si se requiere drenaje repetitivo o continuo. Para un drenaje continuo, una válvula de Heimlich (Becton Dickinson, Lincoln Park, NJ) o el dedo de un guante de látex o un preservativo a los que se les corta la punta (para unirlo al tubo de drenaje torácico y prevenir así la aspiración de aire) o un hemostato para prevenir la inserción iatrogénica de aire en la cavidad pleural.
- Jeringas de 10 a 20 ml para unirlas al catéter o cánula mamaria o una válvula de tres vías para adjuntarla a la cánula o catéter.
- Un tubo de extensión endovenoso (opcional pero puede ser adjuntado a la cánula mamaria para guiar el drenaje hacia un cubo o recipiente).
- Medio de transporte para cultivo aeróbico y anaeróbico del líquido pleural.